TRABAJA CONMIGO

Cada vez que nos encontramos con una situación de dificultad emocional ante la vida estamos en una encrucijada.

Estamos, ante una oportunidad de reescribir el guión de nuestra vida o ante la posibilidad de seguir repitiendo lo que hemos hecho siempre y confirmar una vez más nuestras antiguas creencias rígidas y limitaciones.

 

Hay situaciones dolorosas que irrumpen sin previo aviso e impactan duramente en nuestra vida y nos hacen perder nuestro eje de flotación. Nos desbordan porque no hemos hecho nada para provocarlas. Sólo nos queda afrontarlas de la mejor manera posible.

También hay situaciones que se repiten y terminan una y otra vez del mismo modo y acaban haciendo que tu te sientas mal y puede que los demás también. En estos casos quizás hay algo que tu estás haciendo para que sea así. Y terminas encerrado una y otra vez en tu propio guión.

¿Y si no te estás dando cuenta de cómo lo haces, del mismo modo que uno no piensa ni se da cuenta de la cantidad de mecanismos psicológicos y físicos que se activan para andar o abrocharse una camisa?

Puedo imaginar lo desesperanzado que estarás si no sabes como salir de ese bucle. Quizás hasta te has identificado con él y pienses: “Yo soy así. Siempre me ocurre lo mismo, nada va a cambiar. ¡Nunca voy a tener lo que quiero!”

¿Son estas algunas situaciones o pensamientos que se repiten en tu vida?

  • Me quiero ir de una relación pero no me veo capaz.
  • Vivo a toda pastilla, ¡soy el estrés personificado! Yo no sé parar este tren a toda velocidad. Si paro tengo la sensación de perder el tiempo. Me entra una angustia. Me duermo. ¡Voy a petar!
  • No confío nada en mi: tengo la autoestima por los suelos.
  • Me siento frecuentemente explotado.
  • ¡No sé gestionar mis miedos!
  • Me gustaría tener pareja, pero no confío en las relaciones. Tengo miedo a depender de los demás y no me implico en las relaciones.

  • No sé decir “no” y siempre termino haciendo cosas que no quiero.
  • Tengo mucha ansiedad, no la había sentido antes, ¿por qué ahora?
  • No me atrevo a tomar ni las decisiones mas tontas.
  • Voy a una cena y siento invisible, que sobro: Una y otra vez no me siento adecuado.
  • Tengo bruscos cambios de humor. Me preocupan mis contradicciones emocionales.
  • Una y otra vez evito los conflictos y esto me causa problemas.
  • Dicen que soy muy guapa, pero no me siento visible ni atractiva.

  • Estoy haciendo cosas que no me reconozco.
  • Lo tengo todo, pero no me siento completo.
  • Me ha adaptado tanto a los demás que ya no queda nada de mi.
  • Mi pareja me ha dejado y mi mundo se ha caido en pedazos, no sé quien soy.
  • Siempre termino sintiéndome culpable de las cosas que pasan a mi alrededor. Me estoy hartando de tanto sufrir.
  • Tengo un problema: mi vergüenza
  • Me paso la vida haciendo promesas que luego no cumplo. Ya no creo ni yo en mi mismo. ¿Es real lo que siento?

 

Si algo de esto te está ocurriendo,  ¿cuál es el precio emocional que estás pagando por vivir así?

Si has intentado cambiar y no lo has logrado es normal.Tu miedo es importante, porque cambiar da miedo a cualquiera.Querer cambiar y no saber como hacerlo da más miedo aún.  ¿Intentar cambiar tu solo?¿Quién quiere atravesar el miedo solo?

Si algo de esto te está ocurriendo,  ¿cuál es el precio emocional que estás pagando por vivir así?

Si has intentado cambiar y no lo has logrado es normal.Tu miedo es importante, porque cambiar da miedo a cualquiera.Querer cambiar y no saber como hacerlo da más miedo aún.  ¿Intentar cambiar tu solo?¿Quién quiere atravesar el miedo solo?

Nuestras heridas emocionales se produjeron en el el contexto de relaciones antiguas en las que nuestras necesidades relacionales no fueron satisfechas.

Es en el contexto de relaciones seguras, estables y protegidas donde los humanos podemos sanar esas heridas y superar el miedo. Necesitamos un “espacio seguro” para poder desarrollar nuestro potencial. 

En el miedo no hay crecimiento.

Me encantará construir contigo ese espacio emocionalmente seguro en el que abordar tus dificultades vitales, tus relaciones, la gestión de las emociones, los miedos, el cambio, las crisis y la creatividad.
Deseo que juntos logremos convertirte en el mejor cuidador emocional de ti mismo.

Cuando mejoras la
relación contigo: 

  • Comienzas a verte de otra manera, más compasiva.
  • Gestionas mejor tu miedos y tu ansiedad.
  • Puedes aceptar tus emociones más plenamente.
  • Obtienes claridad mental y mayor concentración.
  • Empiezas a reconciliarte contigo mismo.
  • Eres más capaz de aceptar a los demás y sus diferencias sin que te afecten del mismo modo.
  • Desarrollas actitudes más positivas hacia tí mismo.

  • Adquieres una concepción de ti mismo como persona valiosa creativa.
  • Te comunicas mucho mejor.
  • Adoptas objetivos más realistas.
  • Aceptas mejor las cosas que no puedes cambiar.
  • Te vuelves más parecido a lo que quieres ser.
  • Te vuelves más flexible y menos rígido en tus percepciones.
  • Te vuelves más maduro, más seguro y más sexy.
  • Te vuelves más capaz, motivado y conectado a ti mismo y tus propósitos.

  • Dejas de huir de tu vulnerabilidad y empiezas a conectar con los demás de otro modo.
  • Construyes tu confianza en la toma de decisiones.
  • Aprenderás a tener más tiempo para ti y las cosas que te importan.
  • Mejoran tus relaciones sexuales.
  • Mejoran tus relaciones laborales.
  • Te sentirás valioso simplemente por ser tu.
  • Los cambios que logramos duran TODA LA VIDA y no tienen fronteras.
  • Vas a contribuir a que este mundo sea un lugar mejor porque estar a tu lado va a ser distinto.

¿Suena demasiado para ser verdad? ¿ O tal vez lo quieres pero crees que no te lo mereces? ¿O dices que “esto ya lo he oido antes y a mi no me ha funcionado”?

Lo que harás si trabajas conmigo es atender a tu persona de una manera integral, tratando de comprender e integrar con actitud abierta todos los aspectos de tu personalidad a nivel de pensamientos, emociones, comportamiento y cuerpo.

Tanto los aspectos que sientes como positivos y también los que aparentemente son negativos y tal vez rechazas.

¿A que parte de ti renuncias cada vez que aplazas la decisión de parar y decir basta a una vida que no te hace feliz?
¿Qué te está costando dejar las cosas tal como están o esperando a que cambien solas? ¿Qué estás tú dispuesto a hacer por ti mismo?

Tengamos una sesión de valoración para ver cuál es tu situación, qué quieres conseguir y cómo mis servicios pueden ayudarte.

Por favor, rellena el siguiente formulario: