Soy terapeuta integrativo, counsellor, formador y especialista en procesos emocionales orientados al cambio vital.

¿Desde que punto de vista te ves a ti, a los otros y al mundo?

Descárgate aquí “Todo Empieza y Termina En Una Relación: Tu Relación Contigo Mismo” y empieza a descubrirlo

home-img2

¿Qué son las caricias?

 

La palabra “caricias” no incluye solamente tocar a otra persona físicamente. Diariamente nos damos (o no) y recibimos (o no) caricias psicológicas. ¿Quieres saber cómo?

 

Es muy valioso saber acerca de lo que son las caricias ya que estos gestos o acciones que llevamos a cabo en nuestras relaciones son como la comida que nos ayuda a crecer y desarrollarnos.

 

Según el Análisis Transaccional (que dicho llanamente es una teoría creada por Eric Berne en los años 60 y que estudia como funcionamos las personas y como nos relacionamos) por “caricias” se entiende: una unidad de reconocimiento. Reconocimiento de la persona y la condición de su valía.

 

La comida sacia nuestro hambre y el agua nuestra sed. Pero nuestro “hambre” de estimulos en forma de caricias es vital para nuestro desarrollo vital.

 

Necesitamos ser reconocidos y tocados por los demás, y por nosotros mismos.

 

A través de las caricias sentimos que el otro nos reconoce socialmente, aunque donde se siente es psicológiocamente. Una caricia es un estímulo social que una persona (o ser vivo) dirige hacia otra, o que uno dirige hacia sí mismo.

 

Es, según Eric Berne “un acto que implica el reconocimiento de la presencia de otro”y satisfacen nuestro hambre de reconocimiento y de estímulo (sea ese reconocimiento o estímulo positivo o negativo).

 

Necesitamos caricias para sobrevivir.

 

TIPOS DE CARICIAS

1) POR COMO LAS DAMOS:

 

VERBALES:

Con expresiones verbales como un insulto, una burla (no te soporto, eres importante para mí, que bien lo has hecho, enhorabuena, eres un desastre…).

 

NO VERBALES:

FÍSICAS: Reconocimiento del otro mediante un acto físico como un bofetón, un beso, un abrazo tierno, un puñetazo, una patada…

SIMBÓLICAS: Abrirle la puerta a otra persona, hacer un regalo, cuando mandamos una felicitación, una dedicación, un mensaje cariñoso etc…

CON GESTOS: Con nuestras expresiones faciales (sonrisa, arrugando la frente…)

 

 

 

2) POR COMO NOS HACEN SENTIR:

 

POSITIVAS: Cuando la recibes te sientes bien. Las obtenemos cuando nos dan un reconocimiento por un trabajo, las damos cuando animamos a otro, o nos las damos mútuamente cuando nos abrazamos.
NEGATIVAS: Cuando la recibes te sientes mal. A veces se dan de manera aparentemente positiva: “Ay, desde luego que tontita eres”, “Eres feo pero me encantas”, “Tendrás todos los defectos del mundo pero eres un amor”.

 

 

TIPOS DE CARICIAS SEGÚN A LO QUE DAN VALOR:

 

POSITIVAS CON CONDICIÓN:

Aprobación por un logro o una conducta. Es necesario ganarse estas caricias HACIENDO. Hay una condición.

POSITIVAS INCONDICIONALES:

Aceptación por quien ERES. Recibimos estas caricias sin tener que ganárnoslas. Las recibimos simplemente por SER. No hay condiciones.

 

NEGATIVAS CON CONDICIÓN:

Desaprobación de lo que has hecho o por una conducta. Crítica constructiva. Puedes aprender de ella. Son caricias negativas POR HACER.

NEGATIVAS INCONDICIONALES:

Rechazo hacia lo que eres como persona. Esta caricia lleva implícito el mensaje YO vs. TU. Es una caricia negativa por SER.

 

 

 

Necesitamos dar y recibir caricias. Preferimos recibir caricias negativas que no recibir ningún reconocimiento de los demás.

 

Según nuestro modelo de ver el mundo filtramos las caricias que nos llegan de fuera y la manera con que las ofrecemos nosotros.

 

Si no nos gustan los abrazos rechazaremos ese tipo de caricia. Tampoco los daremos. La caricia del abrazo nos toca una parte de nuestra historia en la que tuvimos que aprender a filtrar ese tipo de contacto y concluimos que era mejor rechazarlo. Nuestra historia de experiencias personales se convierte en nuestro marco de referencia, nuestro filtro que nos hace aceptar, rechazar, ofrecer o no ofrecer, expresar o no expresar, pedir o manipular para obtener caricias.

 

En el mundo de las caricias hay una fantasía de fondo que nos hace creer que si intercambiamos caricias de manera libre se terminarán agotando.

 

De manera que se establece una economía de caricias y unas…

 

LEYES DE ECONOMÍA DE CARICIAS

 

 

  • No des aquellas caricias que te gustaría dar
  • No pidas por las caricias que desearías recibir
  • No aceptes las caricias que desearías aceptar
  • No rechaces las caricias que no deseas
  • No te des a ti mismo caricias
  • No digas “NO”

 

 

 

  • No puedo dar las caricias que tengo para ofrecer
  • No puedo pedir las caricias que necesite
  • No puedo aceptar las caricias (aunque las necesite)
  • No puedo rechazar las caricias (aunque no las necesite)
  • No puedo darme caricias a mi mismo
  • No puedo decir “NO”

 

 

 

El problema es que cuando no sabemos pedir caricias, ni darlas, ni recibirlas esto nos lleva a una situación de insatisfacción, de hambre por caricias mal recibidas y por las no recibidas. Hambre de caricias y escasez de ellas.

 

Como no podemos vivir sin caricias , para obtenerlas y cubrir nuestro hambre de estructura y reconocimiento llevamos a cabo actos sociales artificiosos y representativos como aislarnos cuando no confiamos que podemos recibir caricias y nos las damos nosotros mismos… o a través de rituales como celebraciones, despedidas… o pasatiempos como conversaciones emocionalmente superficiales alrededor de un tema de interés general… o actividades que nos unen en una causa común… o cuando nos metemos en juegos psicológicos en los que nos enganchamos con otro en discusiones que siempre terminan igual…

 

Y también podemos obtener caricias de una manera auténtica: en el encuentro íntimo. En el encuentro genuino con otra persona o con uno mismo. Es la manera con que las caricias se pueden intercambiar sin deseos ocultos, sin extorsión, de manera libre.

 

Para liberarnos de las leyes que rigen la economía de caricias Claude Steiner proponía:

¡Rebelarnos contra esas leyes tomando nuevas decisiones!

 

… ¿Te atreves a tomar una decisión ahora? ¿De quien te gustaría recibir una caricia? ¿La puedes pedir? ¿A quien te gustaría darle una caricia? ¿Puedes y quieres darla?

 

El amor sin condiciones es lo único que no se gasta.